Sano, rico
y saludable.

Sano, rico y saludable.

 

A menudo nos preguntan “¿cómo estás?” y nuestra respuesta normal es “estoy bien”, o “estoy bien”. Esta respuesta suele ser la de la costumbre y está estandarizada sin tener en cuenta cómo nos sentimos realmente. Uno puede estar bien y seguir teniendo una aflicción. Pero no se puede estar sano sufriendo una. La pregunta es: ¿se puede estar bien sin estar sano? O, a la inversa, ¿se puede estar sano y no estar bien? ¿Estar bien mitiga estar sano?

El Global Wellness Institute define el bienestar como “la búsqueda activa de actividades, elecciones y estilos de vida que conducen a un estado de salud integral”. Continúan afirmando que “el bienestar no es un estado pasivo o estático, sino más bien una “búsqueda activa” que se asocia con intenciones, elecciones y acciones mientras trabajamos hacia un estado óptimo de salud y bienestar”.

Todos pensamos que sabemos lo que es bueno para nosotros, pero tendemos a no escuchar a nuestro propio cuerpo. Lo que queremos no siempre es lo que necesitamos para nuestro cuerpo. Estamos inundados de anuncios que nos dicen lo que es bueno para nosotros, o cómo debemos tomar su producto para reducir el peso o rectificar una dolencia. La verdad es que las dietas no funcionan. Los cambios en el estilo de vida pueden resolver no sólo la pérdida de peso, sino una serie de otros problemas de salud.

Para que el cambio de estilo de vida funcione, es importante que aprendamos a escuchar lo que dice nuestro cuerpo. Nuestras emociones cuentan porque cada una tiene una conexión directa con un órgano específico de nuestro cuerpo. Los órganos también tienen una necesidad de apoyo personal y emocional, cuando no lo reciben, ellos (como nosotros) reaccionan negativamente.

Por ejemplo, el hígado es un órgano de desintoxicación. Existen cientos de kits de desintoxicación del hígado en el mercado. El problema es que estos programas de desintoxicación a corto plazo no abordan el lado emocional del hígado. De hecho, estresan el hígado a un grado mayor al alterar sus funciones naturales. Las emociones cotidianas como: la ira, la frustración y los deseos insatisfechos pueden afectar al hígado. A medida que las emociones se intensifican, también lo hace el estrés dentro de su cuerpo. Su riñón reacciona a esta anormalidad tratando de reducir el estrés del hígado. Este hecho crea un efecto dominó en todo el cuerpo. Piense en ello como un incendio que involucra a su vecino – todos paran o reducen lo que están haciendo para ayudar.

Los médicos naturistas se especializan en escuchar lo que su cuerpo está diciendo. Algo que nos cuesta conseguir por nosotros mismos. Como médico naturista certificado, he tenido clientes que han acudido a mí con dolores y molestias persistentes después de haber visto a un médico durante años. Al revisar el historial de la persona, descubrí que sus problemas iban más allá del alcance de las pruebas y procedimientos de diagnóstico tradicionales. Durante la evaluación inicial, quedó claro que había otros factores en juego. Factores de estrés como: el fin de una relación, la pérdida de un trabajo o la ansiedad, entre otras muchas experiencias, tienen un impacto negativo en la mente y los órganos. Son cambios corporales y de estilo de vida que afectan negativamente al cuerpo. Desde el punto de vista del diagnóstico, los órganos estaban bien, pero desde el punto de vista emocional, simplemente estaban abrumados.

La comida, el movimiento, el aire y el agua son deseos naturales, pero el aspecto emocional es igual de importante. Cuando tus emociones no están sincronizadas, lo más probable es que tus órganos tampoco lo estén. Ama, nutre y respeta tus órganos porque la reciprocidad con tus órganos es la clave para estar… sano, rico y sabio.

Borislava Johnson

Médica Naturista Certificada

Envíenos un mensaje

Envíenos un mensaje

¿Tienes alguna pregunta?

Escribe un mensaje acá
Disclaimer(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Solicitar

una cita

Quizá le interese…